RedAragon. Todo Aragón en internet.Ofrecido por El Periódico de Aragón.

18. Especies protegidas de Aragón

Flora protegida

Petrocoptis
Borderea pyrenaica.
Oreja de oso (Ramonda myconi).
Zapatito de dama (Cypripedium calceolus).
Acebo. (Ilex aquifolium).
Flor de nieu (Leontopodium alpinum)
Alrededor de 130 especies de flora poseen en Aragón alguna categoría de protección. Son las que necesitan una atención más intensa pero no quiere decir que todas las demás no deban de ser respetadas y cuidadas para evitar que un día se encuentren en situación de amenaza.
Las circunstancias que han llevado a estas especies a estar amenazadas son diversas; roturación para construir infraestructuras como carreteras, tendidos eléctricos, embalses o pistas forestales, contaminación de las aguas y lagunas, recolección para colecciones, herbarios o como decoración, actividades turísticas y deportivas, aprovechamientos forestales incorrectos.
Las especies de flora que están catalogadas como "en peligro de extinción" en el catálogo aragonés son 15 y entre ellas hay musgos, pequeños organismos en los que no solemos reparar, tan exclusivos y especializados como Orthotrichum rogeri que se instala en los troncos de encinas y chopos. Otros son helechos como Diphasiastrum alpinum, presente en zonas árticas y montañas alpinas y que en nuestra región sólo se ha encontrado en un punto del Pirineo, a 1.800 metros de altitud y entre brezos, rododendros y arándanos.
Entre las plantas vasculares superiores, Ferula loscosii, de la familia de las umbelíferas, especie de espacios abiertos, matorrales y eriales de zonas secas, endémica ibérica y cuyo nombre de especie, loscosii hace referencia a Loscos, un ilustre y erudito botánico aragonés. También una gramínea de suelos con sales, Puccinellia pungens, endémica ibérica con muy pocas poblaciones y que en Aragón encontramos en Gallocanta y en un punto de la provincia de Teruel. Tiene "parientes" próximos en las estepas asiáticas y se supone que pudo llegar hasta nuestras tierras, cuando el Mediterráneo era un mar desecado y la zona tenía unas características ecológicas similares a las que ahora tiene Gallocanta.
También de ambientes esteparios y adaptada a la influencia antrópica, ya que gusta de zonas donde pasta el ganado, es la crucífera Vella pseudocytisus sub. paui o crujiente, endémica de Teruel y Zaragoza cuyas poblaciones son muy escasas. La utilización como combustible, el pastoreo excesivo y la roturación son las causas que la han llevado a estar en peligro de extinción. También con esta categoría dos raras y bien diferentes orquídeas, Corallorhiza trifida, especie encontrada en Aragón en 1999, habita en bosques húmedos, hayedos-abetales, y es una planta saprófita, se alimenta de las raíces de otras especies por lo que su aspecto de colores apagados hace muy difícil su localización. Mucho más llamativa es Cypripedium calceolus, el zapatito de dama, rara y bonita orquídea con una curiosa flor en forma de zapato. Esta especie se distribuye por montañas de Europa y Norteamérica y en España sólo habita en cuatro puntos, tres de ellos en el Pirineo aragonés. El zapatito de dama ha desaparecido de muchos países de Europa por la presión humana, su belleza le ha llevado a la desaparición por la recolección excesiva.
Para terminar este repaso por algunas de las especies más amenazadas, dejamos a Borderea chouardii, de la cual sólo se conoce una pequeña población en el mundo, que se sitúa en una pared de La Ribagorza. Es una especie de la familia de las dioscoridáceas, de marcado carácter tropical, es decir que se instaló en nuestro territorio en una época en la que la temperatura más elevada y la humedad eran similares a las actuales del trópico. Cuando hace miles de años la climatología cambió a una época más fría, esta planta se quedó acantonada y refugiada en algunas oquedades. Esta especie tiene uno de los primero planes de recuperación que se redactaron para una planta. En él se promueven medidas de conservación que impidan que desaparezca una planta tan rara y curiosa.
Hay un género que tiene hasta 6 especies protegidas son las Petrocoptis, que tienen una presencia importante den Aragón, más cuando algunas de ellas son endémicas de nuestra región. Habitan en oquedades de barrancos, y también en la entrada de cuevas, abrigos o extraplomos. Son plantas de gran pervivencia aunque con escasa capacidad de dispersión, los roquedos suelen tener escasas superficies susceptibles de ser colonizadas, así que una de las características más curiosas de estas plantas fisurícolas es que el pedúnculo floral cuando aparece tiene una disposición perpendicular para ser más evidente a los polinizadores. Además, una vez fertilizada y a punto de caer el fruto este mismo pedúnculo se retrae hacia la pared para que las semillas puedan caer en pequeñas grietas o repisas de la pared y así poder germinar.
En la categoría de especies de interés especial se sitúan algunas plantas más conocidas como el acebo (Ilex aquifolium), sobradamente conocida y que aún siendo abundante sufrió en años pasados una presión excesiva en forma de recolección como adorno navideño. La peonía silvestre, la oreja de oso, y algunas especies de verónicas son otras especies protegidas de Aragón y que forman parte de nuestra rica biodiversidad.

En RedAragon.com

Top búsquedas

Enlaces recomendados

Otras webs del Grupo Zeta:
El Periódico de Aragón | Gran Enciclopedia Aragonesa | Diario Equipo | El Periódico del Estudiante | Las Crónicas| Territorio Golf

Contacto - Ayuda - Aviso Legal - Publicidad - RSS
© Copyright 1998-2008. Diseño Web: DiCom Medios, S.L.

NTT Corporación Publicitaria de Medios